Abandono

Los instantes son recuerdos no eternos;
y los míos son polvo
de un fuego forastero a mi cuerpo.

Suplican entre sus cenizas
para ser amparados,
pero yo no me muevo, yo no, yo nada.
Hay algo que penetra mi rostro,
un misterio acallado que despierta entre sueños rezagados.

Un recuerdo auxilia a otro recuerdo. Cobíjalo en el tuyo
niña de alma fresca.
Deja atrás el envolvente hechizo visual
de la primavera,
entierra tus ojos,
devuélvelos a la tierra.
Guarda en tu memoria
las semillas abandonadas
sin espíritu para brotar.

Deposita mis escombros
en la dulce inmersión de la hoguera que se retroalimenta.
Deja que se fundan
en el accidentado chasquido
de las ramas al sangrar.

Quien vive como ellos no muere: se transporta, se materializa, viaja.

Y aún queda polvo y tierra
en el recuerdo velado de su canto.

Y polvo
y tierra…

9 respuestas a “Abandono

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s